Javiera Gazitua: “No buscamos hacer vocecitas, sino mostrar la esencia de cada personaje”

Por Sandra Maria Hinterdorfer, Laura Rodríguez y Jeyzon Fernández

Una voz chilena emerge del móvil y narra la novela La casa de los espíritus. Parece la mismísima Isabel Allende. No lo es. Es la actriz y directora Javiera Gazitua (39 años) de origen italiano-chileno, quien se dedica a grabar audiolibros de la literata chilena. No es ninguna casualidad que las dos procedan del mismo país; justamente se busca esto: escuchar a la propia autora y respetar lo que ella es. Tras el éxito de la primera novela, Javiera ya va por la cuarta obra: Inés del alma mía y la quinta vendrá pronto.

javiera_Gazitua
Javiera Gazitua, 39 años

¿En qué se diferencian los audiolibros narrados por un actor de los de un locutor?

Es la misma diferencia entre alguien que actúa y es un profesional, y alguien que lo hace por diversión o por afición. Un actor dispone de muchas más herramientas como: la capacidad de ponerte en el papel de otra persona, entender el personaje y toda la complicidad que eso conlleva. Necesitas la capacidad de encontrar la emoción en el texto y saber transmitirla.

La preparación previa debe ser compleja…

La verdad es que si. Me leo el libro y analizo todo aquello que me cuesta más de comprender. Como actriz debes cuestionarte cuál es el fondo emocional de esa obra y hacia dónde la vas a dirigir.

E imagino que la grabación requiere su tiempo… 

El tiempo es relativo. Depende un poco de la extensión de la historia. Se calcula más o menos que por tres horas de estudio se hace una obra de audio real. A medida que adquiero más experiencia, todo es más rápido. Por ejemplo, Si son 14 horas de audiolibro se calcula que hay un mínimo de tres o cuatro horas de estudio. Una hora en audiolibro son aproximadamente 30 páginas.

¿Qué es lo que más te gusta de narrar audiolibros?

Lo que más me gusta es justamente lo que más me ha costado: crear una sensación de intimidad. Llega un momento en el que te encuentras sólo frente al micrófono grabando la historia para el oyente. Es una relación de intimidad entre tú y otra persona, que no está en este momento, pero que va a estar. Tienes la sensación de llegar al oído de alguien.

¿Y lo que más te ha costado?

Lo más difícil fue estar tres horas manteniendo la concentración en un espacio pequeño entre el micrófono y yo. Estar conectada al libro en un estudio donde la emoción y todo lo que dices pasa nítidamente por la voz.

¿Cómo interpretas un diálogo compuesto por dos personas?

No buscamos hacer vocecitas, sino mostrar la esencia de cada personaje. Cada carácter tiene un ritmo y peso en su voz. No busco imitar la voz de un hombre sino encontrar el ritmo, la intención y la emoción. A partir de ahí, se construye el personaje.

Y para esta construcción también debe de haber un buen trabajo en equipo…

Hay que tener en cuenta que grabar un audiolibro requiere mucho trabajo e implica a muchas personas. A veces me da la sensación de que la gente lo desconoce y piensa que cualquiera lo puede hacer, pero no es así. Se trata de un trabajo que requiere de profesionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s