Un Sant Jordi con rosas violetas

Por Irene Trejo, Eduard Pérez y Kevin Tomas

En Ca la Dona, número cinco de la calle Ripoll, las feministas de esta casa venden libros escritos por mujeres para mujeres desde las 11 de la mañana.  En una larga mesa de aproximadamente dos metros, cubierta con un mantel violeta, adornado con una Senyera en uno de los extremos, encontramos libros exclusivos procedentes de su archivo como: Sexualmente Emancipada (de Alexandra Kolontain), Patriarcado Capitalista y Feminismo Socialitsa (de Zillah R. Einsenstein), ¿Tiempo de Mujer? (de Montserrat Roig), entre otros.

Encima de ellos un papel “libros pequeños a dos euros, grandes a cinco”. Perpendicular a esta mesa principal, otra más pequeña está copada con libros infantiles gratuitos. Entre los cuales encontramos ejemplares de Las tres Mellizas, los Gnomo, la Caperucita Roja, etc.  En ningún caso encontramos libros en los que aparece la mujer como una princesa a la que hay que rescatar.

Victoria Moreno, profesora co-educadora, ha seleccionado estos libros infantiles “la idea es alejar a los niños y niñas de los valores tradicionales y del mensaje primario que dan las historias infantiles y de cualquier cuento poder extraer otro mensaje, en cierto modo darle la vuelta al cuento y obtener otros valores”.

A lo largo de la mañana muchas mujeres entran para comprar libros, ningún hombre se acerca. Algunas de ellas por el reclamo de las mujeres de Ca la Dona: “¡Libros de mujeres para mujeres, desde dos euros!”. Una chica entra curioseando y encuentra dos de los libros que buscaba. Al preguntar el precio le dicen “cinco euros por los dos”, pero ella solo tiene cuatro. La vendedora contesta: “no importa, está bien,  al final estas ventas son para recaudar y ayudarnos para organizar otras actividades y comprar más material”.

Al lado de las puertas de Ca la Dona, las feministas también promueven  el referéndum para la consulta. Disponen de tres mesas con las hojas de recogida de firmas para el mismo, donde acuden tanto hombres como mujeres.

georgina 3
Venta de libros en Ca la Dona

A un par de calles, se encuentra Pròleg. Una librería fundada por un grupo de feministas especializada en autoras. No obstante, en sus estanterías los libros escritos por mujeres conviven en total armonía con algunas novelas escritas por hombres. En su interior se encuentran libros sobre, la historia del patriarcado, novelas o libros de autoayuda. Además en este rincón referente del movimiento de las mujeres de Barcelona, se organizan tertulias y críticas de obras desde la mirada femenina. Saliendo de la librería, Lucía dice: “las feministas no buscamos ser más o proclamarnos como mejores que los hombres, simplemente queremos dar voz al sexo femenino”. Otra compradora, Marta, expresa que ella eligió comprar el libro que le va a regalar a su pareja aquí, pues le es importante que el también conozca sobre estos temas: “Me gusta poder discutir temas sobre feminismo con mi pareja y que lea el punto de vista de diferentes mujeres en el mundo”.

Bel Olid, escritora que este Sant Jordi presenta su libro Feminismo de Bolsillo Kit de Supervivencia, explica cómo ve esta festividad y sus valores: “La leyenda evidentemente es machista y clasista, pero lo importante es cómo nos lo hemos apropiado. A mí desde pequeña siempre me han regalado un libro pero porque yo quise; creo que esto se ha ido extendiendo y ahora prácticamente todo el mundo regala un libro y una rosa. Todas las leyendas en sus orígenes son machistas pero ahora tenemos que apropiárnoslas y transformarlas. Por suerte ya todo está cambiando”.

Sobre su papel de escritora de libros feministas, Bel Olid dice que “tenemos excelentes autoras como: Montserrat Roig, María Marcé Marçal, Víctor Català (Caterina Albert), etc. Y por lo tanto no es que nos falten, pero ahora mismo hay muchas ganas de hablar, de pensar y de buscar nuevos referentes”. “Yo siento que es mi propia lucha, es mi opción política, ideológica y es  mi forma de tirar hacia delante el feminismo. La recepción es muy buena,  tanto por parte de la gente joven,  como por parte de la  gente grande que ha vivido una especie de vacío en los años 90.  Fue como si el feminismo se hubiera diluido,  como si hubiéramos conseguido lo que necesitábamos cuando no era real, no hemos conseguido lo que necesitábamos. Esta especie de desierto se esta llenado de nuevo y ahora mismo estamos en un buen momento; con mucha gente que piensa y desde distintas perspectivas. Estoy muy contenta de sentirme tan bien acompañada”.

Las calles del Born hacen visible esta transformación: tanto hombres como mujeres pasean con un libro y una rosa en sus manos. Aunque todavía queda un largo recorrido por hacer, la sociedad se encuentra cada vez más cerca de la igualdad y poco a poco entierra los roles de género que nos han dejado leyendas como la de Sant Jordi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s